DESAFIOS DEL NUEVO PERIODISMO… Y DE LA NUEVA CINEMATOGRAFÍA

 

“Abre un correo electrónico, regístrate en Facebook, consigue muchos amigos, sube fotos de tus últimas vacaciones, métete en twitter, reduce tus pensamientos a 140 letras, compra un móvil, tuitea desde allí, regístrate en Tumblr, comparte memes con desconocidos, abre una cuenta en instagram, aplica filtro a las fotos de todo lo que comes, coloca desde donde lo haces, únete a Linked in, muéstrate profesional en una red social, añade más amigos, abre una bitácora, opina de lo que quieras, revisa otros blogs, aprende a lograr que los buscadores te encuentren con facilidad, añade más amigos, sube más fotos”

Parafraseando ese sublime discurso que abre la cinta Trainspotting de 1998 pareciera que la sociedad actual te dictamina hacer esto y mucho más. No voy a discutir sobre si es bueno o malo, o en qué medida perjudica o beneficia tu existencia, pero sea cual sea la posición hacia esto queda claro que indudablemente estamos ante el nuevo escenario: el mundo 2.0

Parece que ser geek ya no es una opción, es un requerimiento. Saber que es Tumblr, Pinterest, Mixcloud, Trendin topic, o Post ha pasado a ser casi que una necesidad, todo como consecuencia de la sociedad digital que nos absorbe. Y entre los diversos ámbitos en los que nos ha engullido, el de las comunicaciones, tanto a nivel profesional como interpersonal es el que más se ha visto afectado.
Estas conclusiones no son una novedad, pero tuve la oportunidad de reconfirmarlas el pasado viernes en una charla sobre desafíos de las nuevas tecnologías que se llevó a cabo en el marco del Social Media Week en Bogotá

El evento brindó infinidad de conferencias sobre diversos temas que por desgracia me perdí, sin embargo éste, en el que si tuve la chance de asistir, fue clave para reafirmar algunas ideas que tengo en la cabeza respecto a la transformación del panorama comunicativo y audiovisual que es el que más mutaciones ha presentado desde que las tecnologías informativas se democratizaron

De la de más de una hora de exposición he sacado los puntos que creo que son más relevantes para entender que es lo que nos propone este nuevo desafío tanto en el periodismo como también aplicable a nivel cinematográfico

Personalización de la información: en el periodismo la corriente informática ha sufrido cambios sustanciales. Quienes la controlan ya no son los ejecutivos empoderados y bien vestidos que juguetean desde una sala de juntas en un rascacielos de 140 pisos en una importante calle de la metrópoli. Dichos personajes son solo una parte del vasto espectro informativo cuyo más grande activo se encuentra en los usuarios comunes, que provistos de estas herramientas tecnológicas son quienes generan la documentación de hechos y la consumen en misma proporción.

Pero ojo que si bien el copy-paste es muy de nuestra época la cosa esta cambiando significativamente porque el citar a alguien ya no es garantía de estar informando, por ende el paso a seguir es personalizar los hechos, añadir perspectivas, apropiarse de las noticias y dotarles de identidad, desgeneralizarlas si se puede llamar.

Cosa muy similar sucede en el cine de nuestros días en cuanto a los medios de producción que han permitido que las películas no solo emanen de los estudios oficiales y las grandes casas productoras sino que realizadores con menos recursos pero apenas con los elementos necesarios ya están en capacidades de contar historias y al igual que en el periodismo de aterrizarlas a experiencias mas propias
Sencillamente todos tenemos algo que decir, y ahora es cuando podemos expresarlo

 


Nuevo curriculum:
 Un punto importante tocado ese día hacia referencia a quienes se consideran preparados para el desempeño de los nuevos cargos del periodismo digital (comunnity managger, social media, editor de redes, etc.) En vista de que dichos “empleos” apenas se están dando a conocer en nuestro país, evidentemente el perfil necesario dista de un simple comunicador o de un publicista a secas. La evolución solicita personas con aptitudes más amplias, “Apasionado 360 por las redes” según quien dictaba la charla, pero básicamente son multitasker (termino anglosajón que hace referencia a ese que mira tv mientras escucha música mientras lee algo en el ipod mientras chatea en el laptop) que tengan un excelente desenvolvimiento en la red, apoyados en la velocidad de respuesta y en la posibilidad de arrojar resultados

Aquí también se hizo un eco importante sobre esa ilusoria necesidad que tenemos aun de que solo los profesionales están capacitados para desempeñar ciertos cargos. En el caso de la evolución del social media la cosa es en parte más laxa, y a su vez mas exigente, pues las posibilidades a los autodidactas, emprendedores y pioneros están mas que abiertas. Es notorio que hoy en día cargos como el de un comunty marketing pueden ser mas acordes a un entusiasta empírico que tiene ganas de hacerse un hueco en la industria que a un profesional graduado y acreditado (con máster bajo el hombro) que apenas y conoce que está pasando en la web 2.0

Cinéfilamente hablando, se puede hallar un paralelo, no nuevo eso sí, pero que tiende a repetirse con más frecuencia en los tiempos que nos tocan. Ya no necesitas tener un título en cinematografia, dirección, producción o audiovisuales para poder llevar a cabo la realización de una cinta. Está claro que el no tenerlo tampoco garantiza buenos resultados pero ya vemos como por ejemplo Christopher Nolan (graduado en literatura inglesa) o Paul Thomas Anderson (que abandono la carrea de cine recién iniciaba) hacen buenas migas en la industria sin un cartón que diga director de cine colgado en su casa

La academia es importante, pero no todos los perfiles, tanto en las comunicaciones como en el cine se sienten en las mejores condiciones de tomarla ni se dan por limitados si no han pasado por ella

Nuevos consumidores: el nuevo perfil de consumidor informático se define así: “Jóvenes emprendedores de no más de 30 años, adictos a la web, que no buscan informarse pero que
en la red les atrapan algunos hechos”. Decía también la forista que la búsqueda no está en mantenerse al tanto de las noticias sino en ser participes de historias inspiradoras, que les llega a todos en diferentes maneras y de las cuales puedan aplicar algo en sus vidas

Suena bonito, suena hasta ideológico en cierta manera, pero también suena desconcertante, algo frio en misma proporción. De cualquier manera lo claro acá es que la información dejo de ser un “toma, lee, esto es lo que está pasando, quédate callado y asiente con la cabeza”. La dinámica ha dado un vuelco total, y por obviedad el consumidor también. En algunos lugares se refieren a el como el “prosumer” (consumidores que también son productores de contenidos) y es que la posición pasiva se ha acabado para darle participación y poder a las masas en cuanto a lo que nos pasa día a día. Si la información es el cuarto poder, las redes ya reciben el mote del quinto poder. El contenido se genera a partir de lo que los usuarios comentan haciéndolo un negocio de “toma y dame”

El parangón inevitable en cuanto al séptimo arte me viene por los lados de las nuevas modalidades de producción, sobretodo con un sistema tan de moda como lo es el “crowfounding” el cual le da voto a los posibles espectadores frente a una historia aún en etapa embrionaria pero flexible a amoldarse a lo que la audiencia reclame (al igual que con la información) Entonces quien consume tu producto adquiere cierto poder al invertir en el. Es tal el grado de participación bajo esta modalidad de reunir fondos que existen proyectos audiovisuales en los que se hacen sondeos globales para saber qué final le parece más idóneo al público, cual es el casting más acertado, en que locación grabar y demás. Incluso, y esto más monetariamente hablando, el saber que cuando haces un aporte económico a la causa puedes acceder a material inédito o a que tu nombre a aparezca dentro de la lista de productores en los créditos de la cinta es un plus fuerte que funciona como reciprocidad de creadores hacia el público.

Básicamente el comprador ya está en potestad de alterar el producto que adquiere
Diseño de contenido: Como bien decía, la personalización de la información es un paso vital en la supervivencia en esta jungla computarizada, pero también va de la mano con un concepto más dado a la publicidad, pues no basta lo que digas, sino como lo digas.

El diseño de contenidos no solo compete a las palabras usadas o a los enlaces adjuntos, también va de la mano a la forma en que están se presentan al ojo de quien les ve. Como diría el dramaturgo Bertold Bretch “contenido y forma, estética e ideales”
Los diseños vistosos, llamativos, pero sobretodo funcionales son uno de los pros mas apetecidos en los sitios web. A eso se añade el uso de las palabras adecuadas, de la seducción de los compradores a través de slogans, frases motivadoras, apartes inspiradores, publicidad en su estado puro

Una imagen acompañada de las palabras correctas puede tener mayor poder de influencia que un documento muy bien redactado y bastante sólido pero que carece de ese “algo” vital que permita atrapar a los habitantes del ciberespacio

Seguro muchos han visto una infinidad e películas en la que la temática les llama la atención, les atrapa, pero que carece de otros elementos para hacerla memorable, llámese un actor
creíble en el papel estelar, una edición vertiginosa, unas buenas locaciones dignas de postal fotográfica o sencillamente un logrado cartel publicitario. Pues bien, todo radica en la capacidad de vender interior y exteriormente un contenido que satisfaga diversos tipos de audiencia.

Este aspecto es muy entendible para aquellos que se han enfrentado a un pitch y manejan la dualidad de conceptos acerca de las historias que ahora no solo necesitan ser buenas desde el guion, desde los diálogos o puntos de giro, sino que además necesitan poder sintetizarse en una frase, tan poderosa que permita captar inversores para pasar a ser un proyecto palpable. En el mundo hay miles de magnificas historias que se quedaron en el papel sencillamente porque no supieron venderse ante un posible comprador

La tarea no termina allí, al igual que en los medios, el producto final debe llegar de la forma más deseable posible. Un buen tráiler puede hacer la diferencia en una cinta que recaude 100 o 100.000 espectadores. Por supuesto que ya en la sala el producto debe cumplir esas expectativas igual que en los miles de sitios web donde se cuelgan noticias, análisis e informes, pero los dos lados de la moneda van de la mano a fin de generar una experiencia satisfactoria y total tanto para quien genera como para quien consume

Conclusiones se pueden sacar muchas. Algunos dirán que el mundo laboral es cada vez más duro, que las oportunidades escasean, que ahora hay que saber de todo, que quien no maneje la informática está perdido, en fin.. Vivimos en una era digitalizada donde hay que permitirse la multifuncionalidad, donde no vale moverse en una sola dirección y donde la apertura de puertas a la interacción debe ser la gran columna de la generación de contenidos de calidad. Hoy más que nunca la sociedad reclama que le gusta y que no, y todo puede comenzar desde un like o un retweet hasta el apoyo económico de uno o miles de dólares

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s