5 LECCIONES DE COMO HACER CINE GRACIAS A “TODO COMENZÓ POR EL FIN”

Comencemos por lo primero. Si no sabe quien es Luis Ospina, corra y datéese. Esculque su pagina web, vea sus cortos, sus largos, lea sus entrevistas, relea sus declaraciones, urgue un poco en la historia de ese fenomeno llamado Caliwood y luego vuelva.

Con esa información en mente déjenos decirle que su última película, Todo Comenzó por El Fin es más que un álbum nostálgico de anécdotas en torno al cine, es más que un episodio vital para eso que hoy llamamos “boom de la cinefília colombiana”, es mucho más que una declaración de victoria ante la enfermedad y el olvido. Es, para este rincón de la blogosfera, una bofetada de como se hace cine en un país donde lo que más da plata menos tiene que ver con el arte.

Estaríamos ante un documento audiovisual que debería ser de visualización obligatoria en las escuelas de cine. Todo Comenzó Por El Fin trae consigo mismo una serie de máximas primordiales para entender los cómos de filmar en el país.

La pregunta es sencilla ¿Cómo se aprende a hacer cine viendo este documental?

giphy (2)

1- EL CINE SE HACE ENTRE AMIGOS: Esa premisa que dice que el cine se hace entre amigos no puede ser más cierta cuando uno está viendo este documental. El metraje de 208 minutos nos introduce en una pandilla liderada por tres cabezas visibles (Ospina, Mayolo y Caicedo) pero llena de frecuentes colaboradores que se mueven en ese círculo social empecinado en contar historias a como diera lugar (cortos, largometrajes de ficción, documentales, revistas de cine, telenovelas…)

La pregunta es ¿Para qué putas hacer cine con gente que se desprecia si el cine entre compadres es un manjar como lo muestra el documental? ¿Qué putas puede ganar una producción con directores y actores enemistados a menos que sean Herzog y Kinski? ¿Acaso no es mejor aprender entre conocidos de los errores que rodearse de pretenciosos “profesionales” que se precian de ser los mejores en su arte?

Un rodaje de por sí ya es putamente estresante como para cabrearse con un perfecto desconocido.

giphy (1)

*Fotos de Juan Cristobal Cobo 

2- EL CINE SE HACE CON LO QUE SEA: Los integrantes del Grupo de Cali no esperaron a que viniera un mesías a patrocinarles sus mundanos relatos con cámaras, catering o dinero para contratar al actor de moda. No, lo que hicieron fue saltar a esa revulsiva Cali de los setenta con cámara en mano a mofarse del que se pusiera frente a la lente, a satirizar al imaginario colectivo de la ciudad y a denunciar al cine mismo a través del cine.

Los primeros trabajos de Don Luis Ospina y su triada (Oiga vea, Agarrando Pueblo, Cali: De película, etc) tienen una característica entrañable: están contadas desde lo palpable, desde lo que había al alcance de la mano y no por ello echan de menos calidad o fuerza en su discurso. Al contrario, si hay algo que nos enseña esta parte de su filmografía y Todo Comenzó por el Fin es que la limitación hecha virtud funciona como vehículo de honestidad a tal grado que con el tiempo se han convertido en clásicos no solo por la trayectoria de sus involucrados, sino por su discurso intrínseco.

¿Qué el cine solo se hace con explosiones y efectos especiales? ¿Quién putas dijo eso?

12778736_10153965678399153_2634432840648508546_o

Foto de Sergio I. Rodríguez

3- EN EL CINE SE HACE DE TODO: La especialización en ciertas áreas es sin duda un avance importante en el proceso de volver un cine una industria y de hacerlo competitivo ante otras, sin embargo los grandes creadores son aquellos que sin ser expertos en todas las materias, tiene una visión global del producto final. Lo hacía Kubrick desde su obsesión por el montaje, lo hacía Brando desde su concepción de planimetría cuando se le grababa y en tiempos más modernos lo hacía el satanizado Steve Jobs a la hora de fabricar los teléfonos que revolucionaron la industria (No, no nos referimos al Nokia 1100)

Cuando uno es testigo de ese tándem colaborativo que integraban los miembros del grupo de Cali, queda en evidencia la autoescuela que montaron a base de rodar, de explorar y de asumir diferentes roles en distintas películas. La filmografía de Ospina por ejemplo, registra labores como editor, guionista, director, productor y hasta sonidista. Incluso, cuenta el mismo Ospina, la Desazón Suprema fue hecha casi por él en su totalidad, lo que da fe del grado de integralidad que estos rebeldes impregnaban a su producto y el vasto conocimiento que solo se podía adquirir a través de un medio: La experiencia.

giphy

4- EL CINE NO ES PARA PERSONAS POLÍTICAMENTE CORRECTAS: Lo siento si los desanima pero el séptimo arte no está hecho para personas cuyo deseo de contar algo choca con sus tibias intenciones. Que no nos engañen los medios que los grandes de este arte pasarán a la historia no solo por lo que se atrevieron a contar sino por su posición hacia los temas abordados, por sentar precedente a través de una opinión o por lanzarse a decir ese secreto a voces que nadie esperaba que pronunciaran

Llámenlo artificio de la cultura pop o lo que sea pero si hay algo que tenían los Caicedo, Ospina, Mayolo, Romero, Carvajal y toda esa parva de desenfrenados era la actitud hacia su oficio. Celebraban cuando comenzaba un rodaje y cuando terminaba. En palabras de ellos, mientras el país se derrumbaba ellos seguían de rumba. Ese halo de rockstar tan palpable en el documental los hace 10.000 veces más memorables. Sexo, drogas y cine es uno de los lemas más honestos de la historia del séptimo arte.

giphy (3)

5- EL CINE ES PARA CONTARSE A SÍ MISMO: Si uno no es capaz de dejar algo de sí en cada película, corto o pieza que haga, está condenado a pasar sin pena ni gloria y a dotar a sus productos de una grisácea esterilidad digna de blockbuster.

Para el momento en que el documental estaba por iniciar su rodaje, Luis Ospina sufre un dictamen médico que altera no solo el inicio de su nueva película sino su vida misma. ¿Qué se puede hacer ante un panorama tan oscuro? Tal vez la única alternativa que vio su director fue Iluminarlo con un par de luces y encenderlo con un poco de nitrato.

Tomar la enfermedad para darle un giro a la historia y para establecernos un paralelo entre eso que fue y eso que será, es uno de los puntos de giro más trascendentales que le ha tocado al cine colombiano en mucho tiempo. La tenacidad de su director no se amilanó ante la posibilidad de perecer (que estuvo presente) sino que funcionó como otro elemento en el reparto de esta historia.

Esto, lejos de ser un mensaje pueril de auto superación como los que nos venden todos los días, es una muestra de que para quienes hacen cine, el asunto se vuelve tan personal que un padecimiento clínico no podía hacer más que sumarse a la lista de actores. No había de otra.

Si los directores no están dispuestos a dejar algo de sí mismos en cada toma, nos encontraremos ante un ejército de artesanos, pero jamás de artistas.

 

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Me gusta. Y mucho la verdad. Me identifico con muchas de las ideas que están plasmadas en ésta entrada. Soy un joven de 19 años que desea con ansia ser un cineasta ASAP (As Soon As Posible, lo antes posible). Y gracias a esta entrada se ha despertado dentro de mí una llama que me provoca ganas de empezar ya.
    Por poner una pega, que espero que no te la tomes a mal, es que vuelvo a encontrarme con un pensamiento en el que se apoyan al sexo y a las drogas para seguir trabajando apasionadamente. No creo que los pilares del cine necesiten sexo y drogas para que funcione.
    De todas formas me ha agradado la noche una lectura tan interesante y apasionada. Muchas gracias por escribir con sentimiento. Ya no se ve tan a menudo.

    Me gusta

    1. El sexo y las drogas no son pilares del cine sino de la vida misma. No, ya enserio, el pilar puede ser el que uno quiera, lo valioso acá es defender esas convicciones en una época carente de ellas y llena de frases politicamente correctas. Que bueno que este escrito haya tenido tal efecto, saludos de aspirante de cineasta a aspirante de cineasta.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s