CRÍTICA DE CINE… PORQUE SÍ

Una de las grandes condenas de la era digital es que nos obliga a tener una opinión sobre cualquier tema. Fútbol, política, economía, moda, cine… ¡Por supuesto que cine! porque la democratización del arte es la democratización de la opinión.

Yo, por ejemplo, tengo un pequeño y absurdo ritual después de ver cualquier película. Consiste en escribir en un cuaderno un par de líneas sobre la misma. No pasa de ser un ejercicio simple, sin mayor pretensión o arribismo y en el que tengo la libertad de emitir una humilde opinión, como quien no necesita conservar posición alguna. La ventaja del papel supone no tener que agradar a nadie, poder tachar palabras y frases o simplemente reducir una película a calificativos banales como “del putas” o “una mierda”.

Sin embargo, este modus operandi es propio y no merece ser compartido. Aún así, hay gente para la que el blog de crítica es necesario, la columna de opinión cinéfila es vital y el review de película es fundamental. Respetable, aunque al final todas terminen pareciéndose entre sí.

 

Porque hoy en día escasean los “Cahiers du cinema” y pululan los “estilos atrapantes”, “sólidos guiones”, “montajes precisos” y demás lugares comunes con los que nos han hecho creer que saben – o sabemos – de cine. El ejercicio de crítica cinematográfica se nos transformó en un juego de hilvanar frases hechas para simular conocimiento académico.

Entras a Internet buscando un análisis diferente y encuentras que todo es igual (Los mismos argumentos, los mismos elogios, las mismas citas), tanto que a veces parece que quienes escriben, ven la película a través del otro y no plasman lo que verdaderamente les suscitan esas imágenes.  Todo esto se precia de ser una reproducción de pensamientos escritos que se auto-imitan colectivamente, constituyendo una única gran opinión que a veces pesa más que la película misma.

Es tan jocoso el panorama de la crítica cinematográfica actualmente, que hay blogs, columnas, video columnas, videoblogs y un montón de contenidos sin mayor diferencia, influenciados por la opinión del otro y no por el cine en sí. Peor aún, hay hasta talleres para saber cómo escribir crítica audiovisual dependiendo de si es cine o es series.

El problema de la era digital es que nos obliga a criticar todo. Política, economía, moda, cine, fútbol… ¡Fútbol! El deporte del que nos mofamos por la limitada visión de sus fanáticos, y aún así, del que se encuentran más propuestas diferentes que del mismo cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s